Alemán

 

 

El idioma alemán se introduce como asignatura optativa, junto con francés y chino, desde 5° de Educación Primaria hasta Bachillerato. Entendemos la adquisición de esta lengua como un proceso en el que el alumno se sitúa como sujeto activo en el centro del aprendizaje. El enfoque metodológico de la asignatura es por lo tanto eminentemente práctico, centrado en el alumno, fomentando la autonomía y la participación en su propio aprendizaje, con el fin de ayudarle a desarrollar las destrezas comunicativas necesarias para poder desenvolverse con soltura en el idioma.

Se trabaja con un libro de texto y libro de ejercicios que siguen una progresión gradual (según el Marco Común de Referencia Europeo para las Lenguas, del Consejo de Europa), y que aportan una introducción del tema y la explicación de los contenidos de cada unidad, con énfasis especial en  aspectos lingüísticos tales como la gramática y el léxico. Poniendo en práctica el enfoque comunicativo e interactivo, se hace uso de las nuevas tecnologías a través del material digitalizado e interactivo para las pizarras electrónicas.

Además del desarrollo de la competencia comunicativa, se busca fomentar un acercamiento a las manifestaciones culturales propias de la lengua alemana transmitiendo información sobre aspectos geográficos y sociales.

Los profesores son nativos con el título de “Licenciado en Educación Secundaria Obligatoria” y con el título de "Máster en la enseñanza de Alemán como lengua extranjera” que cuentan con más de diez años de experiencia profesional.

Siguiendo el Marco Común de Referencia Europeo para las Lenguas, del Consejo de Europa, los alumnos adquieren competencias de la lengua extranjera desde el nivel A1 hasta el nivel B1/B2. Para certificar los niveles adquiridos se realizan exámenes oficiales. Al finalizar el segundo curso de la ESO, los alumnos hacen el examen oficial "Fit in Deutsch A2” (Preparado para Alemán A2) y, finalizando el cuarto curso de ESO, los alumnos se examinan del “Goethe-Zertifikat B1: Zertifikat Deutsch für Jugendliche” (Certificado de alemán para jóvenes B1), demostrando disponer de sólidos conocimientos básicos del lenguaje coloquial alemán que les permitan defenderse correctamente en todas las situaciones de la vida cotidiana.